Os presentamos un nuevo proyecto de relieve agrario, Coopera


Coopera es un proyecto de relieve agrario impulsado por las cooperativas del Penedés Covides, Entrem y Actua. Se trata de una iniciativa pionera en Cataluña que tiene como objetivo aportar una solución a la falta de relevo generacional en el mundo del campo a partir de la formación y capacitación de personas en riesgo de exclusión social. De rebote, Coopera erige como una posibilidad de lucha contra el abandono agrario y como un complemento para los jóvenes campesinos que, hoy por hoy, no llegan a ganarse la vida con el trabajo en el campo.

Coopera ofrece servicios agrarios de todo tipo (poda, cosecha, limpieza de parcelas, biomasa, etc.) a los agricultores y propietarios de fincas a través de personas en riesgo de exclusión social. Por otro lado, se encarga, en régimen de aparcería, de la gestión directa de fincas que corren el riesgo de quedar abandonadas y que pueden seguir siendo productivas. Todo ello con la voluntad de poder generar producto propio, elaborarlo y comercializarlo en la red de comercio justo y siguiendo los principios de la economía social y solidaria. Además, Coopera ofrece contratos a jóvenes agricultores que pueden ejercer a tiempo parcial como formadores de estas personas que quieren entrar en el mundo del campesinado, de manera que puedan complementar su sueldo.

El proyecto Coopera quiere abordar diferentes problemas vinculados al sector primario: garantizar el relevo del campesinado, evitar el abandono de tierras y capacitar y formar a personas en riesgo de exclusión social, especialmente personas migradas no acompañadas. El proyecto ha nacido en el Penedés tras una prueba piloto de dos años entre viñedos y olivos de la mano de la consolidada e histórica cooperativa Covides, que era quien requería de la mano de obra. El presidente de Covides, Félix Galimany, explica que hace un par de años Covides creó un banco de tierras para que otros socios pudieran seguir la actividad pero, a pesar de esta iniciativa, algunos campos de cultivo acababan abandonados. Con el proyecto Coopera, "hemos podido cubrir las necesidades de muchos agricultores en momentos de picos de trabajo y, al mismo tiempo evitar el abandono de tierras".